lunes, 15 de octubre de 2012

Ni veo las fotos, ni disfruto del cumpleaños

Mi columna en DEIA, Ni veo las fotos, ni disfruto del cumpleaños

Ni veo las fotos, ni disfruto del cumpleañosSI repasamos nuestros antiguos álbumes de fotos siempre encontramos los mismos acontecimientos: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños y vacaciones de verano. Media docena de fotos de mis cumpleaños y no me puedo quejar, mi hermano tiene solo tres. Ni había cámara de fotos, ni había carrete, ni había flash. Desde que las cámaras digitales pasaran a ser un complemento más en nuestras vidas el número de instantáneas que reflejan nuestro pasado es inmenso. Pero en ocasiones estamos tan preocupados de inmortalizar el momento que no lo llegamos a disfrutar.

DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Ni veo las fotos, ni disfruto del cumpleaños
JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 15 de Octubre de 2012 - Actualizado a las 05:39h   
SI repasamos nuestros antiguos álbumes de fotos siempre encontramos los mismos acontecimientos: bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños y vacaciones de verano. Media docena de fotos de mis cumpleaños y no me puedo quejar, mi hermano tiene solo tres. Ni había cámara de fotos, ni había carrete, ni había flash. Desde que las cámaras digitales pasaran a ser un complemento más en nuestras vidas el número de instantáneas que reflejan nuestro pasado es inmenso. Pero en ocasiones estamos tan preocupados de inmortalizar el momento que no lo llegamos a disfrutar.
El pasado jueves, concierto de Manolo García en el Palacio Euskalduna. Lo normal suele ser que la gente se levante de los asientos, que cante las canciones o que encienda el mechero. Pero no, lo normal ahora en los conciertos de música es sacar el teléfono móvil y pasarse toda la actuación con los brazos levantados sacando fotografías y vídeos de toda la actuación. Que nadie me intente explicar que de esa forma has disfrutado del concierto y, por supuesto, esa grabación del teléfono pasará a ocupar un espacio dentro de un disco duro, etiquetado como concierto año 2012, y que no volveremos a ver en años.
Habría que preguntarse si lo que tenemos en nuestro bolsillo es un teléfono móvil con cámara de fotos o una cámara de fotos que además hace llamadas de teléfono. La mayoría de los nuevos smartphones son capaces incluso de grabar vídeo en alta definición (HD), pero quizás estemos pagando por un complemento al que no lleguemos a sacar rendimiento nunca. Tenemos que aprender a utilizar esta nueva herramienta y no llenar y llenar discos duros con fotografías.
Nuestros mayores siguen siendo analógicos y continúan prefiriendo la fotografía en papel. Los nuevos álbumes de fotos digitales se han convertido en un bonito recuerdo ya que podemos personalizarlo a nuestro aire. Incluir textos, dibujos o lo que queramos son solo algunas de las características que incluyen. Si todavía no ha visto cómo son vete a cualquier tienda de fotos y pida que le enseñen los que tienen de ejemplo. Pero hay un dispositivo, los marcos digitales, que tienen su espacio entre la gente de más edad. Si ya está pensando en qué regalar a sus aitas estas navidades le aseguro que es una buena opción, con un precio más que interesante. Pero nosotros tenemos otra forma de ver las fotos, ordenador, televisión y, el ganador, los tablets. Estos dispositivos van a revolucionar la forma de ver las imágenes. Tienen un tamaño lo suficientemente grande como para poder disfrutar de una fotografía. Permiten organizar y ordenar, haciendo búsquedas de las fotos en segundos. Puede resultar caro si solo lo utilizamos como visor de fotos pero su comodidad es impresionante.
Pero la forma estrella de ver las fotos en la actualidad son las redes sociales. Todos hemos estado en el mismo acontecimiento, todos con nuestras cámaras o teléfonos, cada uno hemos recogido el momento desde un ángulo diferente y, al llegar a casa, descargamos las fotos en el ordenador y las publicamos en nuestra red social favorita para que todos nuestros amigos las puedan ver. No voy a entrar en la discusión de la privacidad, de lo inconveniente de determinadas fotos, del cierto exhibicionismo de las personas al colgar fotos o si es verdad que en la actualidad el limbo está lleno con las fotos que hemos borrado de nuestro Facebook, ya tendremos tiempo para ello en otro momento. Ahora lo que quiero es ver cómo con una aplicación gratuita, podemos hacer sin ningún esfuerzo, que alguien a miles de kilómetros de distancia, no solo pueda ver, sino que pueda participar con sus comentarios de ese álbum.
Hay una nueva red social que se llama Pinterest, que ha descubierto que una imagen vale más que mil palabras, y al igual que los corchos que tenemos en nuestras oficinas o despachos, permite compartir nuestras ideas, pero siempre a partir de una fotografía o dibujo. Si no la conoce, le animo a descubrirla y a que se dé cuenta de que lo importante no es sacar y almacenar fotos, sino saber darles un uso después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada