lunes, 1 de octubre de 2012

Tu hija hace 'sexting'

Mi columna en DEIA, Tu hija hace 'sexting'

Tu hija hace 'sexting'QUE una actriz de Hollywood, un futbolista famoso y un concejal se dediquen a hacerse fotos o vídeos desnudos es algo que no me preocupa, ya son mayorcitos para saber lo que hacen con su vida. Si el problema está es que se envían por equivocación, y recorren el mundo gracias a los sms, el correo electrónico o las redes sociales, quizás la solución hubiera estado en no hacérselas. Lo que me preocupa es que un gran número de jóvenes y adolescentes no ven ningún problema en hacerse fotos, en la mayoría de los casos en poses provocativas, y enviárselas a sus parejas, amigos o compañeros de clase. Y por los datos de la encuesta con la que estamos trabajando es muy posible que tu hijo o hija lo haya hecho en alguna ocasión.
DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Tu hija hace 'sexting'
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 1 de Octubre de 2012 - Actualizado a las 05:38h 
QUE una actriz de Hollywood, un futbolista famoso y un concejal se dediquen a hacerse fotos o vídeos desnudos es algo que no me preocupa, ya son mayorcitos para saber lo que hacen con su vida. Si el problema está es que se envían por equivocación, y recorren el mundo gracias a los sms, el correo electrónico o las redes sociales, quizás la solución hubiera estado en no hacérselas. Lo que me preocupa es que un gran número de jóvenes y adolescentes no ven ningún problema en hacerse fotos, en la mayoría de los casos en poses provocativas, y enviárselas a sus parejas, amigos o compañeros de clase. Y por los datos de la encuesta con la que estamos trabajando es muy posible que tu hijo o hija lo haya hecho en alguna ocasión.
El sexting consiste en la difusión o publicación de fotografías o vídeos de tipo sexual, producidos por el propio remitente, utilizando un dispositivo tecnológico. Tu hija se hace una foto en bikini para que la tenga su novio en su móvil. A partir de ahí esa foto puede empezar a ser reenviada de forma masiva a otros teléfonos móviles, colgada en las redes sociales o llegar a cualquiera, mediante el correo electrónico. El problema está en que es una práctica que se está poniendo de moda entre nuestros adolescentes. Son mucho más vulnerables ya que no tienen una cultura de la privacidad. Tienen una menor consciencia de los riesgos y un exceso de confianza, inexperiencia. Se encuentran en la etapa de la adolescencia y el despertar sexual es cada vez más precoz. La inmediatez de las comunicaciones hace que sea más difícil parar esa bola de nieve.
Nuestros menores no ven los riesgos que supone que su imagen se difunda. La privacidad del menor es vulnerada y en muchos casos de forma involuntaria. ¿Cuántos de vuestros hijos han perdido el móvil? El cyberbullying o ciberacoso, acoso que muchos de nuestros jóvenes sufren por parte de otros en forma de burlas prolongadas, en ocasiones se convierte en sextorsión. En según qué manos, estas fotografías han sido utilizadas para chantajear a personas a cambio de no enseñarlas o difundirlas. El que hoy es tu novio, ante una ruptura se puede convertir en tu mayor enemigo.
Es necesario hacer hincapié en la prevención, y esta pasa principalmente por inculcar en los menores una cultura de la privacidad. Hay que conseguir que los menores sean conscientes de los riesgos existentes al exponer datos personales públicamente. La medida esencial al respecto es hablar con ellos de forma razonada sobre estos temas, debatiendo los riesgos posibles y los casos de actualidad a la vez que se genera un ambiente de confianza que facilite que el menor exponga sus ideas y problemas y así reflexione sobre las posibles consecuencias. Es importante que los padres, madres y educadores sean capaces de trasladar a los menores la confianza suficiente como para que, ante una incidencia en la Red, recurran a la opinión experta de un adulto. Existen en internet numerosos recursos que pueden ser consultados conjuntamente por padres e hijos y que pueden fomentar este clima de confianza.
El mensaje principal que se debe trasladar a los menores es que cuando envías una información pierdes el control sobre ella y su destino. Piensa antes de publicar. Una vez que se ha decidido pulsar el botón ya no hay marcha atrás y nunca se podrá estar seguro de que la persona a quien se le ha mandado un mensaje, una imagen o un vídeo los mantendrá en la privacidad. Puede incluso que por un error o una acción malintencionada de terceros, esa imagen pase a ser de dominio público.
No sé si dentro de unos años nuestros hijos e hijas verán la sexualidad desde otro punto de vista en el que la desnudez o el intercambio de fotos de contenido sexual sea tan natural como hace unos años era el realizarse esas cuatro fotografías en el fotomatón en grupo. Puede que en el futuro las cosas sean muy diferentes y que mi hijo me diga qué artículos tan carcas escribía. Pero hoy hemos visto que este tipo de juegos suelen desencadenar un importante número de problemas. Como siempre, a todos los padres: hay que estar cerca de la tecnología para poderla entender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada