lunes, 5 de noviembre de 2012

¿Nos pasamos a Windows 8?

Mi columna en DEIA, ¿Nos pasamos a Windows 8?

¿Nos pasamos a Windows 8?EN la noche de los tiempos de la tecnología, existía una marca llamada IBM que era la más valorada tanto en prestigio como en la Bolsa. Todos los palos de las comisiones antimonopolio caían sobre ella, hasta que un día apareció un chaval llamado Bill Gates, que con un producto denominado Windows hizo que poco a poco nos olvidáramos del llamado gigante azul. El omnipresente Microsoft estuvo varias décadas capitaneando el barco hasta que éste fue sustituido por Apple, que es a día de hoy la mayor empresa del mundo con una valoración de 600.000 millones de dólares. El mayor problema para Microsoft está en que en el año 2000 tenía una valoración de medio millón de dólares y hoy vale "sólo" 233.000 millones.
DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
¿Nos pasamos a Windows 8?
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 5 de Noviembre de 2012 - Actualizado a las 05:39h      
EN la noche de los tiempos de la tecnología, existía una marca llamada IBM que era la más valorada tanto en prestigio como en la Bolsa. Todos los palos de las comisiones antimonopolio caían sobre ella, hasta que un día apareció un chaval llamado Bill Gates, que con un producto denominado Windows hizo que poco a poco nos olvidáramos del llamado gigante azul. El omnipresente Microsoft estuvo varias décadas capitaneando el barco hasta que éste fue sustituido por Apple, que es a día de hoy la mayor empresa del mundo con una valoración de 600.000 millones de dólares. El mayor problema para Microsoft está en que en el año 2000 tenía una valoración de medio millón de dólares y hoy vale "sólo" 233.000 millones.
Microsoft necesita reinventarse y su apuesta se llama Windows 8, el cambio de versión más radical de este sistema operativo de los últimos 20 años, desde la aparición de Windows 95. Dicen que está concebido para el nuevo mundo tecnológico en el que priman los ecosistemas y servicios en la nube y donde relegamos al PC a ser uno más de los dispositivos con los que trabajaremos. El cambio es tan drástico que en lugar de ventanas estamos tocando un mosaico de filas y columnas donde encontramos las páginas webs o las aplicaciones. Y digo tocamos, porque desde su origen está pensado para ser usado con dispositivos táctiles y smartphones. Pero tranquilos, si lo queremos, el antiguo escritorio de Windows sigue disponible como un programa más.
En la actualidad, los usuarios se encuentran con un teléfono, como el iPhone, con un sistema operativo, con una tableta con Android y con un ordenador portátil con Windows 7 o Linux. Windows 8 está concebido para funcionar igual en los tres dispositivos, lo que puede resultar muy atractivo para muchos usuarios. Steve Ballmer llegó a afirmar que el iPhone " jamás llegaría a tener una cuota de mercado significativa" y hoy es capaz de generar más dinero que todos los negocios de Microsoft juntos. Por eso, su gran apuesta está a partir de ahora en el mercado de los teléfonos inteligentes junto con sus aliados Nokia y HTC. Tiene tanto en juego que ha preparado un plan B, según ha publicado The Wall Street Journal, que podría llegar a sacar su propio smartphone siguiendo la estela de Google.
A estas alturas todo el mundo estará queriendo saber si nos pasamos a Windows 8 o no. Yo llevo con la versión de pruebas desde mucho antes del verano y su calidad y estabilidad no parecen estar en duda, como sí ocurrió con Windows Vista o Millenium. Está claro que es un sistema sistema, que nos está diciendo que nos olvidemos del antiguo escritorio y de nuestro querido ratón. Por eso, muchas empresas que utilizan aplicaciones de escritorio, no enfocadas al mundo táctil o de tabletas, no verán la necesidad de sustituir su Windows 7. Es muy posible que sea el próximo año el momento en que las grandes compañías adopten este nuevo sistema operativo. A mí ya me están pidiendo que dé cursos y que explique lo que supone el cambio, por lo que si estás pensando en tus hijos o si estás en la universidad en una carrera técnica, haz un esfuerzo para tener en tu máquina este sistema instalado lo antes posible. En el mundo de la tecnología el que da primero sí que da dos veces.
Yo fui de los que no estaba seguro del éxito del iPad, por mis malas experiencias con las pantallas táctiles. El propio Apple fracasó con un dispositivo anterior del que ya nadie se acuerda llamado Newton. Además, se diseñó como un dispositivo enfocado al consumo de contenidos, un complemento a nuestro ordenador de sobremesa o portátil. Con Windows 8 llegamos a un nuevo paradigma. La tableta se va a convertir en el sustituto completo de nuestros actuales ordenadores. El contar con tres potentes sistemas operativos diferentes, el iOs 6 de Apple, Android de Google y el recién llegado Windows 8, permite pensar a priori en un escenario idílico para los consumidores en el que la competencia entre marcas genera el beneficio de buenos precios e interesantes programas con los que funcionar.
Otra de las preguntas sin respuesta es dónde quedará el sistema operativo Linux en todo esto. Intel anunció en septiembre que no permitirá sistemas Linux en los tablets con su procesador Intel Atom, sólo Windows 8. Android está basado en un kernel de Linux y, por tanto, parece que no es posible que convivan los dos sistemas operativos en un mismo tablet. Yo tengo mi portátil con Linux Ubuntu, Windows 7, Chrome y la nueva licencia de Windows 8. Dicen que soy tecnólogo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada