lunes, 21 de octubre de 2013

Actualizarse

Mi columna en DEIA, Actualizarse

Actualizarse¿Os imagináis bajando a lavar la ropa al río o comprando bloques de hielo para poder conservar nuestros alimentos?. Pues parece que en cuestiones de Sistemas Operativos, no queremos actualizarnos y continuamos bajando al río a lavar. Cuando se cumplen 12 años de la aparición de Windows XP, algunos se echan las manos a la cabeza pensando que tienen que actualizar este sistema operativo. ¿Acaso continuamos pagando con monedas de 25 pesetas con un agujero en medio?


DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Actualizarse
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 21 de Octubre de 2013
Desde la semana pasada ya está disponible la actualización del sistema operativo Windows 8. Al contrario de lo que pueda parecer por su nombre, se trata de una nueva versión, la 8.1, que sustituye a la anterior, por lo que sin lugar a duda, todos deberíamos instalarla en nuestros equipos. Pero después de la desoladora experiencia que muchos usuarios han tenido con la actualización de la última versión de iOS 7 para iPhone 4, seguro que algunos pueden mirar con recelo el cambiar su sistema operativo, si éste les está funcionando hasta el momento a la perfección. Mi amigo Venan Llona ha sacado una guía de 12 puntos sobre qué son y para qué sirven las actualizaciones y me voy a apropiar de algunas de esas ideas para tratar de convenceros de tener actualizados todos vuestros equipos: ordenadores, tablets, smartphones y, aunque para muchos parezca increíble, las televisiones de última generación.
Es verdad que en muchas ocasiones las actualizaciones de software hacen que un equipo que funcionaba a las mil maravillas pueda fallar, pero las compañías conocen esos problemas desde el mismo momento en que se producen, por lo que el parche que lo soluciona no suele tardar en salir. Cada día aparecen nuevos dispositivos que no son capaces de rendir al 100% con los actuales sistemas operativos. Un ejemplo de ello son las nuevas impresoras 3D, de las cuales se incluye un soporte con la nueva versión de Windows 8.1. De todas formas, tú eres libre de decidir si actualizas a la nueva versión o si puedes sobrevivir con la antigua. Pero muchas veces las actualizaciones son obligatorias, ya que resuelven los denominados problemas de vulnerabilidad y seguridad de nuestros equipos. Tener un equipo protegido no es solo disponer de un antivirus. Los sistemas operativos tienen un ciclo de vida. Un ejemplo es el de Windows XP, que a mí me ha funcionado sin ningún error en todos los equipos en los que lo tuve instalado pero que deja de tener mantenimiento y actualizaciones por parte del fabricante. Para Microsoft es imposible, por cuestión de rentabilidad, seguir dando ese soporte por lo que es necesario pasar a una nueva versión antes de fin de año. Ya te he dicho que no estás obligado a instalar las actualizaciones pero creo firmemente que deberías hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada