lunes, 17 de febrero de 2014

Entendiendo Linkedin

Mi columna en DEIA, Entendiendo Linkedin

Entendiendo LinkedinCUÁNTAS veces he escuchado eso de, "yo en esta sí, en las otras no; que esta es la red social seria". Queda claro que desde que apareciera en el año 2003 hasta hoy, han hecho muy bien las cosas para que sea la única red social que se considera profesional, sin ningún competidor a su lado que la haga sombra. Me canso de repetir que todo el mundo que haya trabajado, que esté trabajando o que piense trabajar, debería tener un perfil profesional en Linkedin.



DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Entendiendo Linkedin
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 17 de Febrero de 2014 - Actualizado a las 06:02h
CUÁNTAS veces he escuchado eso de, "yo en esta sí, en las otras no; que esta es la red social seria". Queda claro que desde que apareciera en el año 2003 hasta hoy, han hecho muy bien las cosas para que sea la única red social que se considera profesional, sin ningún competidor a su lado que la haga sombra. Me canso de repetir que todo el mundo que haya trabajado, que esté trabajando o que piense trabajar, debería tener un perfil profesional en Linkedin.
Pero estar en esta red no es simplemente rellenar nuestro curriculum en ese formato que no se quién dijo que era el más conveniente, una cara de un A4. Aquí eso no basta. Nos da la posibilidad de detallar cada uno de los trabajos por los que hemos pasado, explicar al detalle cada uno de los proyectos que realizamos en ese puesto, con qué presupuesto lo realizamos y recoger los comentarios o recomendaciones de los clientes sobre todos los aspectos que se nos puedan ocurrir. Yo no acepto solicitudes de Linkedin si me llegan de personas que no han puesto su foto. No entenderé jamás ese miedo a ser reconocidos y aún entiendo menos a aquellos que ponen la fotografía de su bautizo o una en la que aparentan 20 años menos que en la realidad. Aquí no se puede mentir. Si has hecho un master, la propia universidad donde dices que lo has hecho, puede certificar con un comentario de un profesor su veracidad. Además, deberás de mantener al día toda la información, la propia herramienta es tan sencilla y tan cómoda de utilizar que te permitirá realizar esas actualizaciones simplemente con un acceso a Internet. Has terminado un curso que estabas haciendo y además te han puesto buena nota. Desde tu smartphone, actualiza tu perfil, pide una recomendación allí mismo al profesor y envía una solicitud a todos los compañeros de clase. No esperes un año para ello.
Y qué decir del uso que las empresas pueden hacer de Linkedin como herramienta para tener al día su base de conocimientos de su red de trabajadores. Muy pocas empresas tienen página en Linkedin y no sé a qué están esperando para tenerla. Pueden hacer que todos sus empleados asocien su perfil con el de la empresa y el día que busquemos a alguien que conozca un determinado sector empresarial o con experiencia en un software especifico, se lo preguntaremos a Linkedin. Pues eso, hay que estar en Linkedin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada