lunes, 9 de junio de 2014

Datos, datos y más datos

Mi columna en DEIA, Datos, datos y más datos

Datos, datos y más datosESTA es la conferencia que voy a desarrollar el próximo jueves en el Palacio de Congresos Europa, en Vitoria-Gasteiz. Participo dentro de las XVI Jornadas Nacionales de Documentación Médica, que bajo el título Orientando nuestro servicio a la atención integral al ciudadano, va a reunir a sanitarios, médicos, gerentes y, en general, profesionales interesados en la documentación médica. Hablar de salud y nuevas tecnologías parece algo obvio, pero una gran labor de los servicios de salud se la lleva la parte burocrática y en especial las historias clínicas de los pacientes.

DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Datos, datos y más datos
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 9 de Junio de 2014 - Actualizado a las 06:00h    
ESTA es la conferencia que voy a desarrollar el próximo jueves en el Palacio de Congresos Europa, en Vitoria-Gasteiz. Participo dentro de las XVI Jornadas Nacionales de Documentación Médica, que bajo el título Orientando nuestro servicio a la atención integral al ciudadano, va a reunir a sanitarios, médicos, gerentes y, en general, profesionales interesados en la documentación médica. Hablar de salud y nuevas tecnologías parece algo obvio, pero una gran labor de los servicios de salud se la lleva la parte burocrática y en especial las historias clínicas de los pacientes.
En la actualidad creo que existen las herramientas tecnológicas suficientes para que sea una realidad que todo nuestro historial médico, que se genera desde el mismo momento de nuestro nacimiento, esté totalmente informatizado. Técnicamente es posible almacenar cualquier tipo de dato, incluyendo nuestras radiografías, los videos de nuestras intervenciones, todos nuestros electrocardiogramas, los medicamentos que hemos tomado, independientemente del servicio de salud que nos haya atendido, tanto público como privado, y estemos en la región que estemos, o incluso, del país donde se nos atendió. Si una cadena de supermercados o una empresa como Amazon o Facebook, son capaces de saber de nuestros gustos y proponernos descuentos y ofertas en función de nuestra historia como clientes, creo que los servicios de salud pueden hacer mucho en cuanto a la atención preventiva individualizada.
La otra historia, la real, es cómo poner de acuerdo a las diferentes administraciones. Cómo convencer a los diferentes departamentos de informática para trabajar en sistemas y estándares que faciliten este tipo de iniciativas. Seguimos con el miedo absurdo a que nuestra información se encuentre almacenada en la nube. Y nos encontramos con todas las trabas y problemas que desde tiempo inmemorial pone la burocracia, por lo que esto no será factible de forma inmediata.
Gracias a un smartphone y a miles de ponibles podemos almacenar cuántas horas hemos dormido, cómo se ha comportado nuestro ritmo cardíaco durante todo el año, el ejercicio exacto y preciso que hemos desarrollado, y mil y un datos más. En unos años nuestro médico no nos preguntará si hemos hecho ejercicio y cuanto, o en qué momento nuestro corazón se aceleró, tendrá el dato preciso, y eso redundará en nuestra salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada