lunes, 29 de junio de 2015

GPS

Mi columna en DEIA, GPS

GPSCON la llegada del verano se inunda mi correo electrónico con correos de mis lectores, oyentes y amigos, con la reiterada pregunta, ¿me compro un GPS para no perderme en vacaciones? Lo que más les suele sorprender es mi respuesta. Pero si ya tienes uno desde hace tiempo y no lo sabes utilizar. Si tienes un smartphone tienes un GPS en tu bolsillo, ahora solo hace falta aprender a utilizarlo y sacarle el partido adecuado. Es muy parecido tengas el sistema operativo que tengas, IOS, Windows o Android. Pero lo tienes que probar, experimentar. El gran error es salir de viaje sin haber realizado las practicas adecuadas, de momento tienes la L en GPS.



DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
GPS
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 29 de Junio de 2015 - Actualizado a las 06:05h    
CON la llegada del verano se inunda mi correo electrónico con correos de mis lectores, oyentes y amigos, con la reiterada pregunta, ¿me compro un GPS para no perderme en vacaciones? Lo que más les suele sorprender es mi respuesta. Pero si ya tienes uno desde hace tiempo y no lo sabes utilizar. Si tienes un smartphone tienes un GPS en tu bolsillo, ahora solo hace falta aprender a utilizarlo y sacarle el partido adecuado. Es muy parecido tengas el sistema operativo que tengas, IOS, Windows o Android. Pero lo tienes que probar, experimentar. El gran error es salir de viaje sin haber realizado las practicas adecuadas, de momento tienes la L en GPS.
¿Me compro un GPS para no perderme en vacaciones? Si tienes un smartphone tienes un GPS en tu bolsillo
Mi consejo es empezar la lección con la aplicación de Google Maps. Tienes que activar el posicionamiento, tanto vía GPS como a través de la red móvil. Esto último permite utilizarlo teniendo el móvil en el bolsillo. Por tanto, además de usarlo desde el coche, podemos utilizarlo para ir andando por los destinos turísticos de este verano. Playa, mar, montaña, ciudad, andando, en bicicleta, coche o tren. Por donde quieras. Lo fácil de Google Maps es utilizar los mapas en su configuración estándar, pero ésto hace uso de la tarifa de datos. Para evitarlo, puedes descargar en casa, con el wifi, los mapas de las zonas por las que vas a pasar. No te olvides ninguna zona, porque en caso contrario te puedes encontrar con zonas de sombra. Si activas el modo de voz, puedes ir caminado mientras el teléfono te va indicando la ruta, de esta forma no tienes que mirar la pantalla.
En cuanto te resulte familiar utilizarlo, ya puedes pasar a al segunda lección. Puedes configurar tus propios mapas. Google tiene un sistema de edición gracias al cual puedes poner marcas, notas, modificar la ruta a tu antojo y poder compartir esos mapas con todos tus amigos. Se acabo el tener que imprimir un mapa para que los invitados de la boda sepan como llegar a la ermita perdida en lo alto del monte. En un minuto el mapa personalizado estará en los correos electrónicos de todos ellos. Pero si te gusta correr o andar en bicicleta, puedes unir tu GPS con tu reloj o pulsera cuantificadora y ver paso a paso, al llegar a tu casa, como ha ido la ruta, tu punta de velocidad o todos los detalles que vayas configurando. Recuerda tienes un GPS en tu móvil, ya solo te hace falta utilizarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada