lunes, 14 de septiembre de 2015

Nos faltan vocaciones STEAM

Mi columna en DEIA, Nos faltan vocaciones STEAM

Nos faltan vocaciones STEAM
VIVIMOS en la era de la tecnología, hablamos de nativos digitales con toda naturalidad pero cada año hay menos alumnos que eligen su itinerario formativo en el ámbito STEAM. Hace años se empezó a hablar de STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) para unificar las disciplinas académicas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas y aplicarlo a temas relacionados con la ciencia, la educación, la fuerza de trabajo, la seguridad nacional o la inmigración. Pero el aprendizaje de disciplinas científico-tecnológicas es importante para ser un profesional competitivo, pero no sirve de nada si no se integra con disciplinas que fomenten la resolución de problemas, la imaginación y la curiosidad. Por eso en la actualidad hablamos de STEAM, incorporando el Arte.

DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Nos faltan vocaciones STEAM
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 14 de Septiembre de 2015 - Actualizado a las 06:05h  
VIVIMOS en la era de la tecnología, hablamos de nativos digitales con toda naturalidad pero cada año hay menos alumnos que eligen su itinerario formativo en el ámbito STEAM. Hace años se empezó a hablar de STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics) para unificar las disciplinas académicas de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas y aplicarlo a temas relacionados con la ciencia, la educación, la fuerza de trabajo, la seguridad nacional o la inmigración. Pero el aprendizaje de disciplinas científico-tecnológicas es importante para ser un profesional competitivo, pero no sirve de nada si no se integra con disciplinas que fomenten la resolución de problemas, la imaginación y la curiosidad. Por eso en la actualidad hablamos de STEAM, incorporando el Arte.
Cada vez menos jóvenes optan por estudios STEAM y tenemos que saber cómo estimular el pensamiento científico y creativo o podemos caer en un vacío de talento de aquí a pocos años. Europa necesita 700.000 profesionales en este área que no han sido cubiertos. Al mismo tiempo que hablamos de la lacra del desempleo en USA hay una previsión de 1,2 millones de puestos de trabajo para el año 2018 en el ámbito científico-tecnológico. Lo extraño es que cada vez hay un interés mayor por parte de los jóvenes por estos sectores, pero desde un punto de vista alternativo a la formación clásica. La denominada educación no formal o cultura maker está basada en las ideas del hágalo usted mismo, compártalo y emprenda. Un ejemplo de todo esto está en las impresoras 3D, el uso de placas Raspberry Pi o Arduino que permiten desarrollar cualquier proyecto tecnológico que se nos ocurra desde nuestra casa (BricoTecno).
No voy a decir que modificar el actual sistema educativo es difícil, creo que es imposible. Os invito a ver los resultados de lo que ha ocurrido en Bilbao el pasado fin de semana y la iniciativa Naukas, donde la ciencia y las matemáticas se han convertido por unas horas en un juego de niños. Y los que crean que la ciencia no es divertida les aconsejo que busquen los monólogos de The Big Van Theory (si, Van, no Bang), un grupo de 16 científicos, doctores e investigadores (matemáticas, química, física, biología…), científicos de día y monologuistas de noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada