lunes, 28 de mayo de 2012

¿Era necesario que Facebook saliera a Bolsa?

Mi columna en DEIA, ¿Era necesario que Facebook saliera a Bolsa?

¿Era necesario que Facebook saliera a Bolsa
He decidido iniciar una colaboración con el diario en papel DEIA porque creo que puede ser una gran tribuna que puede hacer que mi altavoz llegue incluso a aquellos que no pueden seguirme por los medios digitales y de esta forma conseguir animar a todas estas personas a salir de la "bretxa digital" y acercarse a las tecnologías, al menos "de oídas".
En este inicio me he decantado por hacer una triple apuesta. Hablar de la salida a FaceBook a bolsa y así de paso explicar un poco como funciona la "moqueta Neoyorkina". Hacer un nuevo llamamiento a las empresas para que le den un voto de confianza a las redes sociales y demostrarles que desde allí se pueden hacer, de verdad, muchos negocios, y esto se va a traducir en ventas. Y ya de paso, dar un tirón de orejas a esta sociedad egoísta y avariciosa y animar a los emprendedores a que se lancen pero con otro modo de ver la sociedad capitalista, quizás con algo tan sencillo como "los valores".
Tocaré todos los temas de actualidad relacionados con las nuevas tecnologías y tratare de ayudar a cambiar un poco la opinión de los "desconozco qué desconozco". Se que esta expresión es difícil de entender con una sola lectura, y seguramente hay que hacer más de dos, pero para que no tengas que pensar demasiado, en un próximo artículo desentrañaré el misterio.

ANÁLISIS
¿Era necesario que Facebook saliera a Bolsa?
JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 28 de Mayo de 2012 - Actualizado a las 05:42h         

COMIENZO esta tribuna semanal que me ofrece este periódico con el análisis de un tema de actualidad como es el de las redes sociales, si bien en este estreno me centraré en la andadura de Facebook. Y la respuesta a la pregunta del titular de esta columna es un rotundo sí. Las empresas tecnológicas necesitan estar reinventándose cada día y para ello necesitan un capital que solo pueden obtener por parte de inversores ajenos, lo que en muchos casos les hace perder la frescura de ideas con la que suelen nacer estos proyectos.
Desde que a las 11 de la mañana del viernes 18 de mayo empezara la cotización de los valores con el símbolo FB en el parqué de la Bolsa de Nueva York, las expectativas iniciales fueron poco a poco a la baja. Si bien se colocaron 500 millones de acciones, cifra récord hasta ahora, el anterior estaba en General Motors con 458 millones, la cifra inicial de 42,05 dólares se deslizo hasta los 38 dólares y gracias a que algunos de los grandes bancos (Morgan Stanley, JP Morgan y Goldman Sachs) intervinieron para evitar un pinchazo en la jornada inicial. El segundo día de cotización Facebook se desploma un 11,3% quedando en los 33 dólares.
Pero, ¿por qué se produce este desplome? En primer lugar Wall Street es un coto cerrado en el que unas cuantas agencias de valores controlan todo el proceso de salida a bolsa, fijando un precio inicial, "muy por encima de los ingresos que nosotros prevemos para la empresa", según el analista Richard Greenfield, y son las que deciden a qué inversores se distribuyen y además cobran unas elevadas comisiones por estos servicios. Por tanto favorecieron a determinados compradores que solo buscaban la especulación de títulos, provocando una depreciación inicial que provoca que después el precio se dispare. De nuevo los mercados codiciosos operando sobre una empresa de la que no son ni siquiera usuarios y a la que no entienden, ni tratan de entender, lo que provoca que el común de los mortales empiece a asustarse y a generar la inquietud de la explosión de la burbuja 2.0.
Para entender Facebook no nos podemos fijar en sus balances o beneficios, en sus 900 millones de usuarios o en sus bajos ingresos de publicidad. Nos tenemos que dar cuenta de las posibilidades que esta empresa va a tener en el futuro. Hay muchas novedades e ideas con las que Facebook empezará a generar ingresos y ventas, pero hoy las empresas no saben utilizar este nuevo medio para la venta de sus productos. Nos pensamos que con extrapolar la publicidad o el marketing tradicional al mundo social vamos a obtener los mismos resultados, pero no es así. Facebook es un ecosistema independiente dentro de Internet.
Los usuarios que están conectados a las redes sociales se van dando cuenta día a día de la utilidad y la potencia como medio de comunicación bidireccional. Esa palabra encierra el secreto del éxito y la generación de negocio en Internet. Una empresa que siga utilizando su página web como un mero escaparate donde enseñar o vender sus productos mediante los tradicionales comercios electrónicos, está abocada al fracaso. Las empresas que empiecen a entender que tienen que estar en comunicación permanente con sus clientes, que vayan haciendo una comunidad, que atiendan las dudas y consultas y que sepan medir lo que está ocurriendo en la red, triunfarán en el futuro. Y todo esto aderezado con que el sector del móvil será dentro de unos tres años el medio habitual para el uso de Internet.
Desde aquí llamo a los emprendedores en el campo de las tecnologías a que confíen sus esfuerzos dentro del mundo social. En posteriores artículos iremos desgranando cómo podemos hacer esto, cómo hacer comunidad, cómo convertir y medir la inversión en capital, cómo promocionar nuestra empresa... En definitiva, vamos a aprender a sacar rentabilidad a un negocio de futuro que se encuentra en las redes sociales y no en los mercados, en la especulación de los títulos bursátiles o la codicia que nos ha llevado a la economía a donde nos encontramos en la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada