lunes, 25 de junio de 2012

El fin de la página web

Mi columna en DEIA, El fin de la página web

El fin de la página webHay un vídeo del CEO de Forrester George Colony en que que nos habla de como la popularidad que están teniendo las redes sociales están modificando los hábitos de uso de Internet en la sociedad americana. Después de un tiempo he conseguido extrapolar y resumir (muy resumido, por cierto, tendremos que ampliarlo más adelante) ese vídeo a muestro entorno. Pero no solo hago hincapié en lo que muchos de vosotros ya conocéis, los usuarios de redes sociales dejan de navegar por las páginas web clásicas, sino que añadimos un factor importante, la Internet de las app's o la Internet móvil.
Todavía hay gente reacia creer en este cambio y a pesar que fue el año pasado cuando me di cuenta de todo esto, esta a punto de hacer un año, tengo que volver a dejar constancia, por aquello de que si no está negro sobre blanco no podre afirmar aquello de, yo ya avisé. Una apuesta arriesgada pero, ya me conocéis, no soy visionario, suelo ir a lo seguro así sacad vosotros mismos las conclusiones.


DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
El fin de la página web
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 25 de Junio de 2012 - Actualizado a las 05:36h
 
SÍ, ya se que fui yo el que desde el año 1995 estaba contando a todo el mundo que las empresas tenían que tener una página web. Pero, si cuando salimos de la tienda con nuestro flamante tablet nuevo, vemos que están poniendo la publicidad del modelo que sustituye al que acabamos de comprar, nos tenemos que dar cuenta de las vueltas que ha dado internet en casi 18 años. 
Un breve resumen de estos años. Era todo nuevo, nadie sabía qué nos deparaba el futuro más inmediato. Lo importante era el tráfico. Priorizábamos todo para conseguir que nuestra página web fuera la más visitada. En ocasiones resultaba imposible encontrar información sobre los productos, pero al pasar el ratón por aquellas ventanas que cambiaban de color, sonaba una música espectacular y una sucesión de fotografías en alta resolución giraban 180 grados. Podíamos ganar cualquier concurso de diseño pero no era eficaz para los usuarios. Si tenias un millón de visitas te compraban por un millón de dólares. Hasta que alguien dijo que el tráfico no servia para nada y estalló la burbuja web 1.0. Con la irrupción de Google, nuestros esfuerzos se centraron en estar bien posicionados en el buscador. Cada vez que se modificaba el algoritmo de Google, una empresa podía llegar a desaparecer porque pasaba a la segunda página de la búsqueda. Si no eras el primero no eras nadie. Y entonces surge la web 2.0 para volver a cambiar y revolucionar todo esto. 
El crecimiento de las redes sociales (o mejor, el crecimiento de Facebook), junto con el crecimiento de los smartphones (o mejor el iPhone) han cambiado el paisaje de forma espectacular. ¿Por qué el auge de Facebook afecta a la web? Debido a que no es una parte de la www abierta. Facebook existe detrás de un jardín amurallado. Tienes que iniciar sesión para usarlo. Los desarrolladores que desean construir productos que trabajen en Facebook tienen que trabajar dentro del marco de Facebook, en lugar de trabajar sobre estándares abiertos de internet. Las marcas, celebridades e incluso los usuarios como usted, que generan la información dentro de este jardín amurallado, están sujetos a las normas y condiciones establecidas por una empresa privada: Facebook.
Esto no es ataque a Facebook, es la constatación de un hecho. A medida que más gente consume las páginas de Facebook, menos personas están consumiendo las páginas web abiertas. Por tanto, mi consejo para las empresas es que le vayan dando más, o el mismo, valor a sus páginas de Facebook, Twitter, Google+ (o lo que surja en breve), que a sus páginas web actuales. De momento, vayan sustituyendo su página web 1.0 por una página 2.0 con algo tan sencillo como un blog.
 
Pero a medida que nuestros teléfonos móviles han pasado a convertirse en dispositivos móviles con la incorporación dentro de ellos de cámaras de alta resolución, GPS o acelerómetros, se ha creado el llamado internet de las aplicaciones (APPs). La evolución de estos dispositivos hacia el formato tablet, y al revés, los tablets se parecerán cada vez más a los dispositivos móviles, generarán un auténtico ordenador de bolsillo con el que estaremos en constante conexión a internet. El negocio de las APPs funciona, son útiles y con unos precios muy asequibles. 
¿Has probado alguna vez cómo se ve tu página web desde un móvil? Por si no lo has hecho te cuento lo que vas a descubrir. Si tu empresa tiene una página desarrollada con un sistema denominado Flash, no verás nada, por lo que estás perdiendo a millones de clientes que son incapaces de verte con su dispositivo móvil. Si la logras ver es posible que el tamaño de la letra o de la fotos o que la posición de los menús desplegables te impida ver mas allá de la página principal. No está optimizada para verse a través de un móvil.
No sé cuál será la próxima revolución tecnológica pero aún estás a tiempo de engancharte a la actual con tres ideas simples: blog, redes sociales y APPs móviles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada