jueves, 27 de septiembre de 2012

¿Qué ordenador nos compramos?

Mi columna en DEIA, ¿Qué ordenador nos compramos?

¿Qué ordenador nos compramos?DESPUÉS del verano y una vez iniciada la vuelta al cole, siempre aparece un tema recurrente en forma de correos electrónicos, llamadas de teléfono o mensajes en Facebook. ¿Qué ordenador nos compramos para casa? Responder a esta pregunta en una columna es complicado por la infinidad de combinaciones que existen, por lo que voy a despejar una de las dudas que se tiene siempre al iniciar la búsqueda de la nueva mascota tecnológica que va a entrar en casa: ordenador de sobremesa, ordenador portátil o un tablet.
DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
¿Qué ordenador nos compramos?
JUAN DE LA HERRÁN - Jueves, 27 de Septiembre de 2012 - Actualizado a las 05:38h     
DESPUÉS del verano y una vez iniciada la vuelta al cole, siempre aparece un tema recurrente en forma de correos electrónicos, llamadas de teléfono o mensajes en Facebook. ¿Qué ordenador nos compramos para casa? Responder a esta pregunta en una columna es complicado por la infinidad de combinaciones que existen, por lo que voy a despejar una de las dudas que se tiene siempre al iniciar la búsqueda de la nueva mascota tecnológica que va a entrar en casa: ordenador de sobremesa, ordenador portátil o un tablet.
Los ordenadores de sobremesa son voluminosos pero hasta ahora, a nivel de similares prestaciones, son los más baratos. Está claro que pasan a ocupar una mesa o un espacio dentro de la casa exclusivo para ellos, ya que intentar moverlos de un lado para otro es una tarea complicada. La pantalla puede tener el tamaño que queramos, por lo que en algunos casos se puede convertir en un segundo televisor. Las posibilidades de ampliación son casi infinitas. Podemos añadir varios discos duros a medida que necesitemos mayor espacio de almacenamiento. La tarjeta gráfica se puede sustituir de una forma muy sencilla. Un ejemplo de esto último es la posibilidad que tienen todos los usuarios de este tipo de equipos de sustituirla por una tarjeta 3D.
Los ordenadores portátiles resultan más caros al mismo nivel de prestaciones pero las posibilidades de movilidad hacen que en muchas ocasiones nos olvidemos del rendimiento. En la mayoría de los casos las posibilidades de crecer son nulas. Disponen de espacio para un solo disco duro y sustituirlo por otro de mayor tamaño es una pequeña odisea. Hay que salvar todos los datos actuales, reinstalar un sistema operativo en el nuevo disco (si estamos usando Windows, cuidado con la licencia que a veces al hacer este cambio nos dice que se trata de un equipo pirata) y por último volver a instalar programas y ficheros de la copia de seguridad desde el disco antiguo. Olvídate de cambiar de tarjeta gráfica o de sonido. Cuanto más reducido es el tamaño menores posibilidades de ampliación a través del puerto de expansión, que en muchos casos ni existe. Por tanto, comprarse el modelo más alto de la gama en este tipo de sistemas suele ser la solución más acertada si no queremos que se nos quede obsoleto en un breve espacio de tiempo. La movilidad suele tener un problema cuando va a ser utilizado por menores. No suele ser bueno que estos se encierren en su cuarto o en cualquier otro sitio, sin la supervisión de un adulto.
Los tablets no se pueden considerar ordenadores en cuanto a nivel de aplicaciones y programas que pueden usar, pero si analizamos para qué utilizamos nuestros actuales equipos, en muchos casos vemos que con uno de estos tablets lo tenemos todo solucionado. Son todavía muy nuevos y aparecen cada día modelos con distintos tamaños de pantalla, velocidad, capacidad de almacenamiento o sistema operativo. La batalla está entre el iPad de Apple y las otras marcas que utilizan el sistema operativo Android. Su manejo es muy intuitivo y sencillo. Se puede utilizar en la cocina teniendo en la pantalla la receta que estamos haciendo, podemos utilizarlos para leer (aunque no es un lector de libros electrónicos), ver películas o consultar internet sentados en la peluquería. Casi todo es posible, pero la mayoría tenemos un tablet como complemento a nuestro ordenador portátil o de sobremesa.
De todas formas, hay una máxima en el mundo de la tecnología que siempre se cumple. Compremos el modelo que compremos, aunque sea el que acaba de salir, en unos cuantos días tendremos en las estanterías de las tiendas el nuevo equipo con procesador mejorado, pantalla más nítida o tarjeta de sonido avanzada, y quizás todavía más barato que el nuestro. Esto es así y hay que asumir que el ciclo de vida de la tecnología no es muy largo, por lo que comprar lo último de lo último en ocasiones puede alargar nuestra futura compra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada