lunes, 8 de abril de 2013

Teletrabajo+Hangout=Calidad de Vida

Mi columna en DEIA, Teletrabajo+Hangout=Calidad de Vida

Teletrabajo+Hangout=Calidad de VidaLa llegada de la banda ancha a todos los hogares, el mayor acceso a la tecnología y la aparición de nuevas herramientas, favorecen la fluidez de la comunicación de una manera que hasta hace poco podía ser impensable. En este artículo vamos a hablar de aplicar estas tecnologías al trabajo, y de cómo, herramientas como el Hangout de Google pueden favorecer al teletrabajo  haciendo posible que un trabajador pueda desarrollar muchas de las tareas que tiene encomendadas desde su domicilio.

DESCONOZCO QUE DESCONOZCO
Teletrabajo+Hangout=Calidad de Vida
POR JUAN DE LA HERRÁN - Lunes, 8 de Abril de 2013           
Con la llegada de Internet y la evolución de los sistemas informáticos, determinados sectores productivos han ido implantando una nueva forma de desarrollar la actividad laboral desde sus propias casas. Pero con la aparición del Internet Anywhere este trabajo se puede desarrollar en cualquier lugar diferente a las clásicas oficinas. Pero hace un mes se desató la polémica cuando Marissa Mayer, la actual CEO de Yahoo!, tomó la decisión de cancelar los acuerdos de teletrabajo existentes, obligando a los trabajadores a mantener una presencia física en las oficinas de la compañía salvo puntuales excepciones. La respuesta fue inmediata, ya que la mayoría de las personas que utilizan este medio, consideran que el trabajo que hacen es mucho más productivo desde sus casas.
Quizás Yahoo!, necesite recuperar una cultura corporativa fuerte, que se puede lograr con la proximidad física y con el intercambio de experiencias en el lugar de trabajo. Para ello, todas sus oficinas sufrirán una reconfiguración, sustituyendo los clásicos despachos y cubículos, por entornos de trabajo en los que se puedan realizar este tipo de dinámicas y encuentros entre sus trabajadores. Esta nueva estructura de oficinas se ha venido implantando en casi todas las empresas de servicios que han ido naciendo, especialmente las relacionadas con las nuevas tecnologías, pero que no acaba de calar en las viejas estructuras empresariales, que siguen sin entender que el estar encerrado ocho horas en un despacho no es directamente proporcional con la productividad de ese trabajador.
Cada día que pasa, las conexiones a Internet y los programas para realizar reuniones o trabajos de forma remota, son más potentes. Un ejemplo es el Hangout de Google. Es una parte de su red social, Google+, donde 10 personas pueden realizar un videochat a la vez. Utilizarlo es muy sencillo y solo requiere que una persona lidere y modere la conversación para que ésta resulte eficaz. Los participantes pueden sentarse frente a un ordenador, su tablet o su teléfono móvil, lo que te permite estar ubicado realmente en cualquier lugar para asistir a la reunión. Pero la potencia de estas herramientas se demuestra cuando podemos usar funciones como la pantalla compartida. Mientras estamos utilizando una aplicación o programa en nuestro equipo, todos los participantes pueden verlo y escuchar nuestra explicación viendo lo que vamos haciendo. Podemos compartir un documento de texto o una hoja de cálculo, donde siguiendo un orden para evitar el caos, cada invitado puede añadir o incorporar la información que sea precisa. Y si se trata de emitir una charla o conferencia, pero en este caso, a todo el mundo, sin el límite de los 10 usuarios, tienes la posibilidad de habilitar los Hangouts en directo para emitir públicamente en vivo, desde tu perfil de Google+, tu canal de Youtube y tu sitio web. Puedes saber exactamente cuántos espectadores están viéndola en directo y cuando tu emisión haya terminado, se subirá la grabación pública a tu canal de YouTube y a tu publicación original de Google+, para que sea sencillo compartir y comentar la emisión una vez finalizada. ¿Será así la radio y la televisión del futuro?
Supongo que el paisaje que he mostrado hasta ahora es idílico. Pero el lado oscuro del teletrabajo puede resumirse en una falta de ambiente laboral y la disminución de relaciones sociales que puede repercutir en conflictos familiares, ya que se difuminan las barreras entre trabajo y familia. Para salir de esta crisis tenemos que ser más productivos y cada uno tiene que saber cómo lo puede lograr. Parafraseando a JFK, no podemos esperar a ver lo que nuestra empresa puede hacer por nosotros, sino lo que podemos aportar a nuestra empresa. Si queremos dejar de usar el coche, llevar y recoger a los críos de la ikastola y además ser productivos creo que con el teletrabajo lo podemos lograr, pero quizás este modelo productivo no es válido ni para todo el mundo ni para todas las empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada